¿Quiénes se benefician del gasto social bonaerense?

(This entry is only available in Spanish)

Por Leonardo Gasparini  y Jorge Puig / Febrero-2020 /

La provincia de Buenos Aires cuenta con una extensa red de programas y políticas públicas de carácter social con el objeto de mejorar el nivel de vida de los bonaerenses, aumentar sus oportunidades económicas y fomentar la inclusión social. Dos de cada tres pesos del presupuesto provincial son destinados a programas en sectores sociales: educación, salud, asistencia social, vivienda, saneamiento. La Provincia destina casi el 6% de su PBG a programas en esos sectores. Ese presupuesto social se financia con un conjunto de fuentes, entre las que sobresalen cuatro impuestos provinciales: ingresos brutos, inmobiliario, automotor y sellos. La discusión sobre la naturaleza, tamaño y asignación del presupuesto social y su financiamiento es parte esencial del debate democrático sobre las políticas públicas.

En un trabajo reciente[1] contribuimos a ese debate brindando información y análisis sobre una de las dimensiones centrales de la política fiscal: su incidencia distributiva. ¿A quiénes beneficia el gasto público social en la Provincia? ¿Sobre quiénes recae la carga de los impuestos? ¿En qué medida la desigualdad de ingresos se modifica cuando se considera el efecto conjunto de la provisión gratuita de servicios por parte del Estado y la carga de su financiamiento mediante impuestos? Las respuestas a este tipo de preguntas constituyen insumos fundamentales para la toma de decisiones de política y para el desarrollo de un debate de política más racional y productivo.

Los resultados del trabajo provienen de aplicar la metodología de benefit-incidence analysis en el caso del gasto público y la metodología de los supuestos de incidencia en el caso impositivo. El trabajo implica combinar información de 1684 incisos de la ejecución presupuestaria provincial que indican el destino de los fondos públicos en programas sociales e información detallada de recaudación impositiva al nivel de bienes y servicios, con datos de ingresos, gastos, compras, propiedades y participación en programas públicos de más de 100.000 bonaerenses relevados por varias encuestas nacionales y provinciales (EPH, ENAPROSS, EAHU, EHE, ENGHo y otras encuestas menores).

El trabajo concluye que el gasto público en servicios sociales en la provincia de Buenos Aires beneficia especialmente a los estratos de menores recursos económicos. De hecho, la participación en el gasto total es uniformemente decreciente a lo largo de la distribución del ingreso: el gasto social bonaerense es pro-pobre y por lo tanto progresivo (Figura 1).

Figura 1. Participación en los beneficios del gasto social por deciles

Fuente: Elaboración propia sobre la base de microdatos de encuestas de hogares e información presupuestaria.

Por su parte, el sistema tributario provincial es aproximadamente neutral: la presión de los impuestos se mantiene aproximadamente constante a lo largo de la distribución. La combinación de gastos focalizados con impuestos neutrales implica una política fiscal progresiva (Figura 2). El beneficio fiscal neto que recibe el decil 1 de la distribución es positivo y alto: representa casi el 100% de su ingreso. El gasto social, aun después de considerar su financiamiento, duplica el ingreso efectivo de las personas en el decil más pobre de la población. El efecto es sustancialmente menor, pero significativo en el decil 2 y se reduce pero siempre dentro de valores positivos en los deciles 3 a 6. El beneficio neto del gasto social deja de ser positivo a partir del decil 7 y alcanza su máximo valor negativo en el decil superior, donde implica una reducción de 8.2% del ingreso.

Figura 2. Gasto social, impuestos y beneficio neto como proporción del ingreso

Fuente: Elaboración propia sobre la base de microdatos de encuestas de hogares e información presupuestaria.

Bajo un conjunto de supuestos es posible estimar la magnitud del impacto del gasto social y su financiamiento sobre la desigualdad de ingresos. Nuestras estimaciones sugieren que el gasto público social provincial agregado neto de los impuestos provinciales que lo financian implicaría una caída de 6.3 puntos en el coeficiente de Gini de la distribución del ingreso en la provincia de Buenos Aires.

El trabajo concluye con una serie de simulaciones simples que ilustran el potencial de ciertas medidas para incrementar el impacto redistributivo del gasto social. Un incremento de la progresividad del sistema tributario que financia el gasto social, un aumento de la eficiencia del gasto mediante la disminución de sus potenciales filtraciones, y un aumento de la focalización en los distintos sectores contribuirían a aumentos significativos del impacto distributivo del gasto público social en la Provincia.

  ___________________________

[1] Gasparini, Leonardo y Jorge Puig (2020). La Incidencia Distributiva del Gasto Público Social y su Financiamiento en la Provincia de Buenos Aires, Documento de Trabajo Nro. 258, CEDLAS. Este trabajo resume los resultados de dos estudios más extensos en los que participaron también Inés Berniell, Jessica Bracco, Facundo Crosta, Guillermo Falcone, Santiago Garganta y Lucía Ramírez. http://www.cedlas.econo.unlp.edu.ar/wp/wp-content/uploads/doc_cedlas258.pdf
 ___________________________

Se permite reproducir esta entrada de blog, pero se solicita citar la fuente: Leonardo Gasparini y Jorge Puig (febrero-2020). ¿Quiénes se benefician del gasto social bonaerense?. Blog del CEDLAS, http://www.cedlas.econo.unlp.edu.ar/wp/quienes-se-benefician-del-gasto-social-bonaerense